jueves, 12 de junio de 2008

No es esto, Zapatero, no es esto.

Sí, por mucho que pueda parecer incrédulo a ojos de mucha gente, voy a hacer una crítica al PSOE y, en concreto, a Zapatero. Y, por extensión, a la clase política en general. Porque no puede ser que a los políticos se les conozca por “aquellos que siempre prometen, pero nunca cumplen”. Hace falta que los políticos se empiecen a dar cuenta de que tienen que ser más claros, ser más transparentes y, por supuesto, cumplir más con lo que prometen.

Por poner algún ejemplo reciente, no se puede agitar a las masas o, dicho de otra manera, ilusionarlas con cosas (ya sea electoralmente o no) que después no se cumplirán. El caso más conocido es el del actual presidente Zapatero cuando dijo, en un mitin en el Palau Sant Jordi, aquello de “apoyaré la reforma del Estatut que apruebe el Parlament de Catalunya”. De acuerdo que la situación en la que estaba, por aquel entonces candidato, Zapatero no era la óptima para ganar las elecciones y ni el más optimista lo pensaba. Pero, como después se vio, todo puede cambiar. Y, si antes te has comprometido a hacer algo, después has de cumplirlo. Y si, por el motivo que sea, piensas que no podrás cumplirlo, no lo prometas. Porque esta visión de los políticos crea malestar en la gente y es una de las causas de la llamada “desafección” política actual. Ejemplos como el anteriormente citado hay muchos. El traspaso de Cercanías RENFE a la Generalitat es otro buen ejemplo de que se tiene que ir con pies de plomo en según qué situaciones. Está muy bien prometer que “en enero se traspasarán las competencias de Cercanías RENFE a la Generalitat”. Está muy bien. Pero después vienen imprevistos y llega junio y aún no están traspasadas las competencias. Es obvio que no todo en esta vida puede ir “sobre ruedas” y que siempre surgen imprevistos varios por culpa de los cuales hay que retrasar las cosas. Pero si no se explican y, sobretodo, si no se explican con claridad la gente no se entera y, lo que es peor, tiende a pensar que los políticos no cumplen lo prometido. Para acabar con los ejemplos, citaré uno que es de rabiosa actualidad. El caso del retraso de la publicación de las balanzas fiscales de las Comunidades Autónomas por parte del Gobierno central. Uno de los compromisos electorales del actual presidente del Gobierno fue publicar las balanzas fiscales, es decir, lo que aporta y recibe cada Comunidad Autónoma al Estado. Esas balanzas fiscales, en un principio, tendrían que haberse publicado ya, pero, por “problemas técnicos” no ha podido ser así. Hoy, Rodríguez Zapatero, ha dicho que “tardarán unos días, unas semanas” en publicarse. Mal vamos. Cuando se promete algo para una fecha determinada se ha de prometer con un tiempo de margen de más, porque sino pasa lo que pasa, que llega el plazo límite y aún no se ha cumplido.

Por todo ello, desde mi humilde posición, pido a los políticos actuales y, a los que van en vías de serlo, un poquito más de prudencia, de transparencia y de humildad. Con estas tres cualidades ya hay mucho camino ganado hacia la conquista de la confianza de la gente.

2 comentarios:

Luis dijo...

La política es mentira, la mejor política es la menos mentirosa.
Oh! Menuda frase me he sacado de la manga.

Saludossss

arnau27 dijo...

El morbós tema de les balances fiscals. Desitjaria que no es publiquessin, ja que malauradament hi ha dues maneres de calcular-les.

Madrid, com a capital, recapta molts impostos que no tenen a veure amb l'activitat local( entre ells els funcionaris i les grans empreses que cobren de tots els espanyols però només gasten els diners i paguen impostos a la capital).
Ens trobem doncs davant dues formes de calcular el dèficit. Una té en compte distorsions com aquesta i les reajusta; l'altre no.
Sense l'ajustament, apareixen unes balançes fiscals on Madrid es la Comunitat Autònoma amb el dèficit més elevat de tot l'Estat.
Endevineu quina de les dues publicarà José Luis Rodríguez Zapatero?
Ens l'han tornat a jugar.