lunes, 9 de junio de 2008

Costa, tampoco.

Y ya van unos cuantos. Primero Zaplana abandonaba el PP para irse a Telefónica. Más tarde eran Acebes, San Gil, Ortega Lara... todo un sin fin de nombres ilustres de estos últimos tiempos en la sede de Génova los que dejaban sus cargos, sus actas, etc. y dejaban a Mariano Rajoy sólo en la nueva aventura “pepera”. Otros nombres también ilustres como los de Esperanza Aguirre, todo un símbolo del partido, o Juan Costa, máximo exponente del programa electoral del PP en las pasadas elecciones también “rajaban” contra su actual líder. Y si a todo esto se le añade lo que, algunos medios afines a la derecha, como la COPE o El Mundo dicen cada día puede salir una mezcla explosiva y, visto desde la otra banda, interesante.

Primero se rumoreaba que Esperanza Aguirre podría presentar candidatura para la presidencia del PP en el Congreso de junio. Pero por mucho que ciertos sectores, sobretodo periodísticos, intentaron que así fuera, no surtió efecto. Ahora últimamente era Juan Costa el que salía en todas las quinielas como futurible. Y tampoco. Según la versión oficial por falta de avales. Y eso no se lo cree ni el “Tato”. La versión extra-oficial apunta que por falta de apoyo popular. Eso ya es más creíble.

Ahora bien, si lo que todos estos personajes quieren es conseguir un PP mejor (como ellos mismos dicen), no es la mejor manera. Primero, porque lo que a la gente de verdad le interesa no es eso. Sus problemas diarios son otros. Y esta crisis interna está haciendo que se tapen otros problemas mucho más graves. Segundo, porque sin una buena oposición, fuerte, cohesionada... lo que haga o no haga el gobierno pasa desapercibido. Y, por lo tanto, el gobierno puede no hacer nada y la opinión pública no se entera, como pasa actualmente. Tercero, porque es un suicidio para un partido crear dos corrientes ideológicas tan contrapuestas como son las de Rajoy-Gallardón-Sáenz de Santamaría y Aguirre-Costa-San Gil. Ya veremos cuántos puntos en intención de voto pierde el PP al final de todo esto.

Así que, por el bien del PP, por el bien de sus votantes, por el bien de España y por el bien de la sociedad en general, señores, aclárense.

Si hasta ahora el panorama ha sido como ha sido no me quiero ni imaginar cómo será el Congreso de junio en Valencia. Agárrense, que vienen curvas.

1 comentario:

Stuart Sala dijo...

En el fons són uns covards i uns "cagadubtes", critiquen molt al Rajoy, el debiliten i eld eixen verd però a l'hora de la veritat cap d'ells s'atreveix a presentar una candidatura alternativa per por a perdre el Congrés. Diuen que hi amnca lideratge al PP, però a ells els hi manca valentia.